Hace poco me preguntaba un amigo que es lo que se sentía al pasar la barrera del sonido. Es una pregunta que nos hacen muy a menudo, y que trataré de contestar desde el humilde punto de vista de quien ha superado en más de dos veces la velocidad del sonido.

Lo primero que se nota cuando te acercas a MACH 1 es una tenue vibración en los planos del avión. Es cuando empiezan a desprenderse de los mismos pequeñas partículas microscópicas, que dejan la sensación visual de un polvo brillante que se va dejando atrás. A continuación, se nota un pequeño bache, como los de una carretera mal pavimentada, en el momento de pasar la barrera del sonido. A partir de este punto tenemos problemas de comunicación en cabina, ya que tan solo puede el piloto delantero hablar con el de la cabina posterior, ya que el sonido de la cabina trasera no alcanza al piloto de la delantera. Este efecto se produce durante unos instantes, especialmente a medida que se incrementa la aceleración.

Un efecto poco conocido a partir de MACH 1.5 es que la cúpula celeste se vuelve de un color más tenue, y se empiezan a percibir las primeras estrellas. Si continuamos acelerando las estrellas ya no aparecen como simples puntos, sino como pequeñas líneas en la dirección del movimiento.

Llegados a MACH 1.9, la opresión en el pecho que sentimos se incrementa de forma exponencial, haciendo casi imposible respirar sin la asistencia de los equipos de aire a presión, que trabajan a máximo esfuerzo por proporcionarnos el preciado oxígeno en condiciones adecuadas. Un leve cosquilleo nos llena la boca a medida que las moléculas de oxígeno se desprenden de los tejidos. El traje anti-g se encuentra al límite de su resistencia.

El paso a MACH 2.0 es suave, y parecería que nos deslizáramos en una tabla de surf por unas imaginarias olas, con unas leves oscilaciones producto de las imperfecciones del fuselaje del avión. A esta velocidad se vuelve a respirar de modo normal, y hay quien dice que se incrementa la creatividad y las habilidades tácticas. La sensación placentera recorre todo tu cuerpo que se encuentra en estado de semi-ingravidez a partir de MACH 2.1.

El peligro de este punto es dejarse arrastrar por las sensaciones y pretender exceder los límites estructurales del avión. Nos hace despertar a la realidad el ver cómo la cúpula se va tornando poco a poco más iridiscente, como si veladas lenguas de fuego la recorrieran desde el morro. La temperatura del fuselaje en este momento supone una seria amenaza para la aeronave. Es en este momento cuando no debemos forzar más la resistencia de los materiales, y nos obligamos a reducir la velocidad.

Habitualmente ésta es la versión del paso de la barrera del sonido que más gusta. Al principio describía la real, pero pronto pude darme cuenta de la decepción que producía en todos aquellos que deseaban sentir algo especial por algo que ciertamente no está al alcance de todos. En otra versión acaba apareciendo Dark Vader y alguno de sus secuaces…pero no cuela.

Si alguien quiere saber lo que de verdad se siente, que no me lo pregunte a mí, personalmente me quedo con la versión “extended”, mejor se lo preguntáis a Sonic…

Un saludo a todos y de nada por la foto Little.

Jesse.

Share